JUANA RIVAS, TE DESEO QUE PASES TODA TU VIDA EN LA CÁRCEL POR MENTIROSA Y SECUESTRADORA.

El delito de «Sustracción de Menores» se regula en el artículo 225.bis del Código Penal que establece que:

«1. El progenitor que sin causa justificada para ello sustrajere a su hijo menor será castigado con la pena de prisión de dos a cuatro años e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad por tiempo de cuatro a diez años.

2. A los efectos de este artículo, se considera sustracción:

1.º El traslado de un menor de su lugar de residencia sin consentimiento del progenitor con quien conviva habitualmente o de las personas o instituciones a las cuales estuviese confiada su guarda o custodia

Juana Rivas ha sido condenada a un total de cinco años de prisión como autora de dos delitos de sustracción de menores. También será privada de ejercer la patria potestad sobre los niños, de doce y cuatro años, durante un periodo de seis años, y a indemnizar a Francesco Arcuri en 30.000 euros, así como al pago de las costas incluidas las de la acusación.

Esta condena para una mentirosa patológica como esta ciudadana me parece más que pequeña sin más que recordar que se estuvo riendo de la Justicia y del Padre durante unos meses.

La condena para Juana RIvas ha sido mínima, pues debiera haber sido condenada a 8 años por lo menos y a la suspensión de la patria potestad por diez años para cada hijo.

Pero lo despreciables son todas las “compañeras de feminecierió”  que acompañaron y acompañan a Juana “la sustractora”. Nos quieren vender la maldad de robar a unos niños a su padre como una cuestión muy bonita, cuando es una auténtica canallada por la que las que la ayuden debieran ser también metidas en la cárcel por promover el delito y apoyar a los delincuentes. También por proposición del delito en algún caso de las más estrechas colaboradoras.

Pero lo podrido es el lupanar de la Ley de Violencia de Género y el delito penal de autor, es decir que el padre es criminal siempre y la madre nunca. Esto se tiene que acabar por el bien de todas las buenas personas. Que unas “arremangadas” quieran ir con una violencia perpetua contra los varones y mujeres decentes, nos debe obligar a reflexionar que el artículo 14 de la C.E. se debe respetar siempre y en todo lugar.  Que la “presunción de inocencia” debe ser absoluta para  toda persona y que mientras tanto el padre es inocente y tiene derecho a permanecer con su hijo.

Pero estos grupos de chuponas, vividoras de los dineros de Soros, de la ONU, de La Unión Europea, de los sucesivos gobiernos de España, deben desaparecer. Estas subvenciones a mujeres por el hecho de decir ellas que son “maltratadas” solo se puede permitir en casos de una violencia manifiesta: heridas graves, fracturas, etc. y no en los casos imbéciles de arañazos, pequeños hematomas etc. que se suelen hacer las mismas denunciantes de “violencia de género”, la que no se pega el conejo ella misma como ya ha ocurrido en una falsa denuncia. Todo es mentira, pero esta mentira hace que se destruyan los matrimonios porque las buena mujeres, instigadas por autenticas malvadas, son aconsejadas a poner denuncias increíbles para salir beneficiadas solo en un principio, cuando a la larga van a ser castigadas con la soledad y el desprecio por sus mentiras. También existen malas mujeres como Juana Rivas que ha utilizado o ha querido utilizar la ley para su beneficio pasándose por el COÑO las resoluciones judiciales.

En España parece, solo parece, que VOX quiere modificar esta ley y también algún partido de la Derecha como Democracia Nacional. Yo daré mi voto a cualquier partido que, CLARAMENTE, diga que va a ir contra la ley de violencia de género para eliminarla tanto a la ley, como a los beneficios inmorales que se están dando a las mujeres.

Volviendo a “La Llorona” de Juana Rivas tal como se ve en la foto inferior.

Resultado de imagen de Juana rivas la Yorona

Esta “lista” se creía que se iba a ir de rositas y se llevaba el pañuelo con una cebolla para darle al lloriqueo sensacionalista.

Alrededor vemos a un conjunto de mujeres que le han apoyado en sus delitos y que debieran ser condenadas también por cómplices o colaboradoras o, al menos, investigadas por este delito ya sentenciado en primera instancia.

Señora Rivas, cuando vaya a la cárcel, que Dios quiera que sea la que se merezca por la maldad de robar unos hijos a su padre como secuestro internacional, esperemos que recuerde a su pasado como feminista radical y como “ha chupado del bote” del feminismo. Que recuerde también como se fue el mes de agosto con un amigo o colaborador sexual dejando a los hijos con su padre sin importarle lo presuntamente malo que era el padre. Imagen relacionada

 

A continuación podemos ver la imagen del padre, verdadéramente transido de dolor, por el robo con violencia moral de sus hijos Y POR LOS INSULTOS IMPROCEDENTES Y MAFIOSOS QUE LE FUERON DEDICADOS POR ESTA TURBA DE ZARRAPASTROSAS.

Esperemos que los jueces españoles en apelación la impongan una condena penal más grave y, sobre todo, que no pueda recuperar a sus hijos en 10 años, tiempo más que suficiente para que sean mayores de edad y no quieran volver con usted. Y, en otro caso, la justicia italiana nunca haga caso de los suplicatorios y nunca pueda usted recuperar a sus hijos. Se lo tiene bien merecido por lo mala y mentirosa que ha sido.

Este es uno de los fragmentos de la sentencia que condena a Juana Rivas y que dice mucho, muchísimo de su maldad y que la condena es asaz escasa.

«Predicar a los cuatro vientos que una persona maltrata, tortura y aterra a su familia, e incluso, que ha golpeado al hijo mayor, cuando no hay una condena firme, ni siquiera una investigación en trámite, y arengar a una multitud irreflexiva y visceral, para hacerla cómplice de ese escarnio, tratando de que la apoye de forma más o menos explícita, es una afrenta que muestra una voluntad dañina y lesiva de elementales derechos como el honor (art. 18 CE), o el de presunción de inocencia con rango constitucional (art. 24.2 CE) que costó a la humanidad mucho conquistar, y el principio de la dignidad de la persona que es un valor constitucional acogido por el art. 10 de la Constitución Española»

Juana Rivas (centro), acompañada por su abogado Juan de Dios Ramírez...

Su asesora, Juana riéndose (ella sabra de que se reía) y el letrado.

«Arengar a una multitud irreflexiva y visceral». «Vilipendiar [a su ex marido] de forma despectiva (…) como una especie de monstruo». «Desmesurada campaña mediática». «Explotar el argumento del maltrato». «Renuente cinismo de Juana»… Son algunas de las consideraciones del juez Manuel Piñar Díaz en la sentencia que condena a Juana Rivas a cinco años de prisión, a no poder ejercer la patria potestad de sus hijos durante seis años y a indemnizar a su ex marido, Francesco Arcuri, con 30.000 euros.

El Juez habla de esta asesora VIOGEN como “una tal Francisca Granados”.

La defensa por su parte ha solicitado la libre absolución al entender que Rivas actuó sin «dolo» y de forma «errónea» al estar «muy mal asesorada». El titular del Juzgado número 1 de lo Penal, Manuel Piñar, le dijo a la acusada, en referencia al asesoramiento recibido, que la próxima vez «eligiera mejor a sus abogados». Sin embargo la principal asesora de Juana Rivas -Francisca Granados- ni si quiera es abogada, tanto es así que ha tenido que responder en los tribunales por una querella por intrusismo profesional, presentada por el Colegio de abogados de Granada por su actuación en el caso.

La junta directiva del colegio granadino considera que la licenciada en derecho, asesora jurídica del Centro Municipal de la Mujer (CIM) de la localidad granadina de Maracena y conocida activista feminista, ha actuado como abogada, algo para lo que no está capacitada al no estar colegiada, requisito ineludible para ejercer la labor procesal en los tribunales.

Malditas seas todas LAS juanas rivas o “feminecias” . Todas tendreís que ir a la cárcel antes o después y esperemos que esa miserable ley de violencia de género (VIOGEN) cambie pronto y que todas vosotras no sigaís “CHUPANDO DEL BOTE”. Y las asesoras como Francisca Granados, que practica el intrusismo profesional (presuntamente) debiera no salir nunca de la cárcel y perder la carrera de derecho para que la tuviera que aprender de nuevo y esta vez bien desde la cárcel en la UNED donde se estudia bastante bien y se va al grano y no al chupe.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s