HOLODOMOR. ESTO SI QUE FUE UN AUTÉNTICO GENOCIDIO DE UCRANIANOS . Los españoles nunca debemos olvidar que expulsamos a unos malvados en 1492 y a otros en el siglo XVI. A los últimos los expulsó Franco en 1939.

Imagen relacionada

ESTE SI QUE FUE UN VERDADERO HOLOCAUSTO DE CRISTIANOS: POLACOS, RUSOS, HÚNGAROS, ALEMANES, UCRANIANOS, FRANCESES, INGLESES, CHECOS, ESLOVACOS, ESTONIOS, COSACOS Y OTRAS CIEN ETNIAS Y NACIONALIDADES DESTRUIDAS POR LOS MAYORES ASESINOS DE LA HISTORIA LOS SIONISTAS COMUNISTAS Y LOS AMARILLOS COMUNISTAS QUE ESTOS ASESINARON A OTROS CIEN MILLONES, SIN CONTAR CON ASESINATOS MENORES DE CUBANOS, VIETNAMITAS, CAMBOYANOS, ETC. ……… ETC.

Kiev, 25 nov (EFE).- Millones de ucranianos murieron de hambre durante la dictadura de Stalin, pero más de 80 años después de aquellos hechos, Ucrania sigue luchando para que el “Holodomor”, como se conoce esa tragedia, sea reconocido como un acto de genocidio por la comunidad internacional.

El anciano Mykola Onyshenko recuerda que fue en otoño de 1932 cuando las autoridades soviéticas empezaron a requisar el pan, los granos de maíz, el cereal, las patatas y todos los demás alimentos que constituían el sustento de una población mayoritariamente rural, en un país considerado entonces “el granero de Europa”.

“Lo vi con mis propios ojos. Grupos de cuatro o cinco personas iban de casa en casa a hacer registros. Llegaron a la nuestra y nos preguntaron dónde teníamos escondido el pan”, afirma Onyshenko, al tiempo que cuenta cómo guardaban desesperadamente las semillas entre la paja y en otros lugares insospechados.

El objetivo de Stalin era obligar a los campesinos a integrar sus propiedades en granjas de explotación colectiva (koljós, en ruso), una política que justificó en la necesidad de aumentar la producción agrícola para su exportación a países capitalistas, con el fin de financiar la industrialización de la Unión Soviética.

Onyshenko vivió en carne propia esa brutal expropiación y la hambruna que trajo en el pueblo ucraniano de Roza, situado a las afueras de Berdiansk, en la provincia oriental de Donetsk.

Tenía tan solo siete años, pero recuerda con lucidez cómo las autoridades soviéticas se apoderaron de las tierras de cultivo de su familia, “lo más valioso que tenían los campesinos” en esa época.

“Antes de la hambruna mi familia trabajaba en sus propias tierras y vivía más o menos bien. Pero el gobierno quería que trabajaran para el Estado y no para sí mismos. Por eso empezaron a mandar a la gente a esas granjas, a las que nadie quería ir”, explica Onyshenko en una conferencia celebrada en Kiev.

La migración de la población que vivía en las zonas afectadas por la hambruna fue restringida y las actividades comerciales fueron prohibidas, por lo que los campesinos no podían desplazarse libremente en busca de alimentos.

Además, la colectivización estuvo acompañada de una violenta represión hacia los trabajadores rurales que mostraron resistencia a las autoridades, que incluyó arrestos, ejecuciones y deportaciones masivas.

En la memoria de Tamara Bodrenko, otra superviviente de esta catástrofe, también sigue viva la imagen de sus vecinos agonizando como consecuencia de la inanición.

Ella era tan sólo una niña, y veía a sus padres volver todos los días a casa con las manos vacías después de trabajar duramente en una granja colectiva.

“Mi madre nos cantaba canciones para que nos olvidáramos del hambre. Se lo llevaron todo y sólo nos quedamos con una vaca, gracias a la cual pudimos sobrevivir”, señala a Efe Bodrenko, de 94 años.

“En el pueblo, veíamos cómo la gente se desplomaba en la calle y ahí se quedaban durante un tiempo. Nadie los enterraba”, continúa.

El “Holodomor”, que deriva del ucraniano “moriti golodom” y se traduce como “matar de hambre”, fue una catástrofe humanitaria ocurrida en los años 30 del siglo XX a raíz de la colectivización forzosa de la tierra emprendida por el dictador soviético Iosif Stalin, que se aplicó con especial virulencia en Ucrania.

Historiadores ucranianos consideran que fue una política de exterminio deliberadamente planeada por Stalin para aplastar toda resistencia contra el régimen comunista, suprimir los movimientos nacionalistas e “impedir la creación de un Estado ucraniano independiente”.

Además de realizar expropiaciones masivas de las cosechas y reducir las cuotas de comida, Stalin sembró el terror en Ucrania al ordenar la confiscación de los productos agrícolas y comestibles de millones de personas durante un año para doblegar la oposición de la población rural.

Según estimaciones oficiales -basadas en el censo y archivos secretos desclasificados tras la desintegración de la URSS-, se calcula que al menos cuatro millones de ucranianos murieron a causa de esta política en apenas dos años (1932-1933).

No obstante, dada la enorme pérdida de población y la elevada mortalidad registrada en ese periodo, diversos estudios apuntan que la cifra podría alcanzar hasta diez millones de víctimas.

En noviembre de 2006 el Parlamento de Ucrania adoptó una ley que reconoce este hecho histórico como “genocidio del pueblo ucraniano” perpetrado por los dirigentes del régimen comunista soviético, que negó durante décadas que hubiese ocurrido.

Según el Ministerio del Interior de Ucrania, los parlamentos de catorce países ya lo han reconocido como tal, entre ellos Georgia, Ecuador, Estonia, Colombia, México, Perú, Polonia y Hungría.

No obstante, no existe ningún documento de Naciones Unidas que utilice este término para referirse a esa gran hambruna. EFE

Hasta 10 millones de personas se cree que han perecido bajo el “exterminio por hambruna” durante el reinado de Josef Stalin.

El Parlamento de Ucrania ha marcado la hambruna, conocido aquí como Holodomor o la muerte por el hambre, como genocidio.

Hace ochenta años (1932-1933), cuando Ucrania se encontraba bajo dominio de la URSS, millones de ucranianos comunes y corrientes perecieron en su mayoría de hambre como resultado de la liquidación de la propiedad privada y la industrialización. 

POR TANTO LOS ESPAÑOLES DEBEMOS APRENDER ALGO CLARÍSIMO: “NO IMPORTA EL NÚMERO DE COMUNISTAS QUE SE EXTERMINEN, SIEMPRE SERÁN MENOS QUE LOS QUE ELLOS ASESINARÁN SI ROBAN EL PODER MEDIANTE GUERRA O INSURRECCIÓN”

Stalin decretó que los campesinos ucranianos debían unirse a las granjas colectivas y que las cosechas serían confiscadas por las autoridades soviéticas. Fuerzas bolcheviques arrasaron aldeas llevándose los alimentos y llevando a cabo ejecuciones en masa. Cualquiera que fuera sorprendido robando comida o tratando de salir de la región en busca de pan fue encarcelado o ejecutado.

Muchos ucranianos sobrevivieron comiendo pan hecho de malas hierbas y pasto, siendo documentados también relatos de canibalismo.

Kiev afirma que el número total de personas que perecieron podría haber sido tan alta como 10 millones de personas, una cuarta parte de la población, aunque los historiadores por sionistas que solo quieren que se hable de su mentira cuento dicen que fueron muchos menos. MENTIRA.

El gobierno soviético de la época negó que hubiera hambruna en Ucrania y cualquier persona que hablara de ello fue enviado a los gulags o ejecutado. Sólo en el 50 aniversario del Holodomor, la URSS admitió que algunos campesinos habían muerto, aunque también insistió en que la sequía había sido la causa. Hoy en día, el gobierno de Rusia acepta que había una enorme hambruna en Ucrania, pero niega que fuera parte de un intento concertado para acabar con la población.

Oleksandra Ovdiyuk de 92 años, sobrevivió a lo que los ucranianos llamaban el “exterminio por el hambre” y es que la comida no era insuficiente, sino que fue una política deliberada impuesta por el dictador soviético Stalin.

Declara que: “Los bolcheviques crearon brigadas especiales formadas por siete personas. La brigada utilizaba un carromato tirado por caballos que peinaba los pueblos para confiscar el grano y las semillas escondidas y toda la comida de las casas de los campesinos. Luego, si les apetecía divertirse, violaban a las mujeres y niños y los asesinaban más tarde”

Otra sobreviviente Olena Goncharuk, sintió el terror: “Nos daba miedo atravesar el pueblo, porque los campesinos estaban hambrientos y perseguían a los niños. Me acuerdo de mi vecino, que tenía una hija que desapareció. Fuimos a su casa: tenía la cabeza separada del tronco, y el cuerpo de la niña estaba cocinándose en el horno.”

Llego un momento en que cada día 25.000 ucranianos morían de hambre, sobre todo, niños y ancianos. El 25% de la población de Ucrania fue exterminada. Olena recuerda el carro que pasaba casa por casa recogiendo los cadáveres.

Olena Goncharuk revive el horror: “Fueron a casa de una mujer para llevarse su cadáver, pero aún estaba viva. Le dijo al hombre: “Aún estoy viva, estoy respirando” y el respondió: “de todas formas te vas a morir, y no quiero tener que volver a por tí mañana.”

El reinado de terror de Stalin reclamaría muchas víctimas en otras acciones terribles también, destinadas a consolidar el poder. sus purgas por ejemplo. Y la información sobre el número de muertos y la nacionalidad de quien murió dónde y cómo por fusilamiento o el hambre,  fue vigilado, reprimida, negada o distorsionada con la propaganda pseudo-justificación.

El historiador Volodymyr Serhiychuk denuncia un genocidio, la hambruna como arma contra el nacionalismo ucraniano.

El historiador Volodymyr Serhiychuk nos dijo: “Hubo hambre en otras regiones de la URSS, en Kazajstán, por ejemplo, pero los kazajos podían ir a buscar alimentos en las regiones rusas vecinas o en Kirguistán y Uzbekistán. Los ucranianos, en cambio, en el RSS de Ucrania, no podían ir a Bielorrusia o Rusia, porque las fronteras estaban cerradas y no había billetes de tren para ellos.”

“Los agricultores ucranianos no querían unirse a las granjas colectivas, no querían dar a los bolcheviques sus productos. Es por eso que los bolcheviques los mataron de hambre”.

Después de la independencia en 1991, una ley en Ucrania hizo un delito negar que el Holodomor fuera un genocidio premeditado.

Desde 2006, Ucrania ha decretado el cuarto sábado de cada mes de noviembre como un día para recordar el Holodomor. Los ucranianos encienden velas a lo largo y ancho del país en memoria de las víctimas. En una declaración emitida con motivo del 80 aniversario hoy el gobierno de Ucrania, dijo: “Aunque el Holodomor fue un ejemplo de lo peor de la humanidad, la enorme capacidad de resistencia y el coraje demostrado por el pueblo ucraniano en la cara de tanta crueldad es un testimonio de un indomable espíritu nacional.

“Incluso durante los peores días de la hambruna, la gente de Ucrania nunca perdieron la esperanza de que su patria algún día ser independiente y libre”.

 

One comment

  1. Se debieran realizar un museo sobre el holodomor con recuperación de tumbas, identificación de los huesos y restos. Estudio biológioc con los suprervivientes. Cenemterio con los restos identificados, libreria con todos los asesinos y una capilla aneja para que la gente pudiera rezar en paz fuese el cristiano que fuese.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s