Científicos observan por primera vez cómo una especie se transforma en otra nueva. Hoy no hablamos de políticos sinvergüenzas sino de cosas mucho más interesantes.

Científicos observan por primera vez cómo una especie se transforma en otra nueva
La evolución de una nueva especie se observó en el pájaro conocido como pinzón de Darwin, en las islas Galápagos.

Por primera vez, científicos fueron capaces de observar en tiempo real y en un entorno salvaje la evolución de una especie a otra completamente nueva, reporta el portal Science Alert.

La secuenciación del genoma confirmó la nueva especie del pinzón de Darwin, endémica de la pequeña isla Daphne Mayor en el archipiélago de Galápagos, Ecuador, y que fue denominada ‘Big Bird’ (pájaro grande).

Durante las últimas cuatro décadas, científicos de la Universidad de Princeton (EE.UU.) y de la Universidad de Upsala (Suecia) realizaron la observación directa del origen de esta nueva especie durante un trabajo de campo realizado en la isla. El estudio que detalla los resultados fue publicado en la revista ‘Science‘.

El portal científico precisa que 2 de al menos 15 especies del pinzón de Darwin se unieron en el proceso de la llamada hibridación de especies para crear una completamente nueva, lo que ocurrió hace 36 años. En concreto, se trató de un ejemplar masculino de la especie ‘Geospiza conirostris’, un intruso en Daphne Mayor, que se apareó con dos hembras de una de las especies nativas de la isla. Y esto dio comienzo a un nuevo linaje.

Se explica que la nueva especie estaba completamente aislada, porque su canto inusual no atraía a las hembras nativas, y tuvo que aparearse dentro de su propia especie para sobrevivir. Este hecho solo fortaleció el desarrollo de la nueva especie.

Durante las sequías en la isla en 2002 y 2003, cuando el nuevo linaje estaba en su cuarta generación, sobrevivieron solo dos ejemplares que también se aparearon entre sí y produjeron 26 crías. “Todos menos 9 sobrevivieron para reproducirse, produciendo un linaje terriblemente endogámico”, según la investigadora Rosemary Grant.

Debido a que los pinzones híbridos eran más grandes que los nativos, los mismos pudieron acceder a nuevos alimentos y sobrevivir. Al visitar la isla en 2012, los investigadores contaron 23 individuos y 8 parejas reproductoras de esta especie.

“La novedad de este estudio es que pudimos seguir la aparición de nuevas especies en la naturaleza”, comentó Rosemary Grant, citada por Phys.org. “Durante nuestro trabajo en Daphne Mayor pudimos observar el apareamiento de dos aves de diferentes especies y luego seguir lo que sucedió para ver cómo se produjo la especiación”.

Asimismo, los especialistas destacan que la formación de una nueva especie no tomó mucho tiempo y ocurrió en tan solo dos generaciones. Es decir, el nuevo linaje de ‘Big Bird’ se comportó como una especie diferente de pinzones de Darwin tras solo dos generaciones.

RT

Las Islas Galápagos son un conjunto de Islas aisladas que se encuentran en el Oceano Pacífico y lejos de América.
En cada una de ellas comprobó que los galápagos y las aves habían evolucionado en líneas diferentes según los alimentos que había y el clima típico de cada Isla. Así catalogó varias especies de galápagos y de aves de pico corto o largo, etc. según los alimentos de los que vivían y la cantidad de ellos.
En su momento fue una Teoría, hoy es todo un postulado científico que se toma como cierto absolutamente, solo los locos o los fanáticos pueden pensar otras cuestiones tras los millones de datos que se obtuvieron posteriormente y que se siguen obteniendo día a día.
La forma en la que trabaja la evolución, tras los conocimientos de genética de los años 1953 y siguientes, nos informa de la maravillosa obra de Dios para un creyente que proveyó a la naturaleza de leyes fijas e inmutables desde el comienzo de los tiempos.
Lo natural de los cromosomas o de los genes al duplicarse es el error. Precisamente por el error existe la evolución de la vida. La mayoría de los errores en la duplicación de los genes producen elementos inválidos (deletereos)  para la vida o parcialmente inválidos para las condiciones en las que tiene que vivir.
Pero, por cada número de mutaciones inválidas, se produce una mejor para el desarrollo de la especie, bien sea porque han cambiado las condiciones de temperatura, o de alimentos, o de humedad o de cualquier otra del entorno. Unas mutaciones pueden cambiar el color de la piel, de los ojos o del pelo (tales como las de las diversas razas humanas: blancas, amarillas y negras)  y son tan pequeñas que los individuos son capaces todavía de reproducirse entre ellos y originar mezclas, mientras que otras, por ejemplo las mulas y los mulos, de especies más distanciadas: burros y caballos, ya son estériles y no pueden originar nuevas razas y los descendientes mueren.  Finalmente algunas mutaciones son tantas o influyen tan fuertemente en la variación de síntesis de enzimas o de proteínas que ya se hace imposible incluso la reproducción entre los nuevos individuos y los anteriores (sus padres), por lo que, desde ese momento y si existen individuos suficientes para reproducirse entre ellos, se ha conseguido una nueva especie. Además, para que esta nueva especie sobreviva en la lucha por la vida con la especie de sus progenitores, debe estar mejor preparada para las condiciones particulares que la original, bien sea porque es mayor, filtra mejor el sol, es más resistente a las enfermedades, etc. etc. Y siempre una especie creada en unas condiciones puede desaparecer cuando estas varían, tal como ocurrió con el Hombre de Neandertal. El Neandertal estaba mejor adaptado a condiciones duras, incluso tenían un cerebro superior a nosotros, pero ese mismo mayor cerebro implicaba que nos nacimientos eran muy difíciles y la natalidad escasa. En un momento determinado fue sustituido por el Cromañon que  tenía una mayor natalidad aunque fuese un poco menos inteligente. De todas formas se produjeron mezclas o hibridaciones entre Neandertal y Cromañon tal como establecen los últimos estudios del material genético humano que tiene bastante proporción de Neandertal, por lo que, al parecer, ni siquiera éramos dos especies totalmente diferenciadas al poder existir mestizos.
En este caso de Pinzones, parece que la mutación erronea producto de híbridos de dos especies distintas, produjo una mejor utilización de una hormona del crecimiento (pues los pájaros eran mucho más grande), a la vez esta hormona provocaba que se modificara el aparato fonador de las aves las cuales cantaban de manera distinta a sus antepasados, impidiendo su mezcla.
Estas aves tuvieron la suerte de mutar con uno o más individuos machos y hembras, con lo que se consiguió que se reprodujeran entre ellos. Una vez más se comprueba que las reproducción entre hermanos o padres e hijos siempre que no existan mutaciones recesivas deletereas para los descendientes, no tienen por qué producir ningún tipo de monstruosidad o deformidad (al menos para esta nueva especie) lo que significó que pequeño número de mutantes han originado una especie nueva en menos de 20 años. Es muy posible que esto ocurra mucho más rápidamente en especies de insectos y se sabe que es inmediata en bacterias y virus (De ahí el problema de aparición de mutaciones en las enfermedades que son inmunes a los amtibióticos).
Aunque las uniones entre familiares no parecen permitidas por primatres ni por humanos, quizás debido a que se ha comprobado los grandes problemas de mala herencia en nuestra especie y en los grandes símios, esto no es así para toda la naturaleza, y debemos comprender que las leyes divinas no deben permitir que lo sea, porque la ley fundamental es la de la evolución y la creación de vida en todas las mayores condiciones que se pueda.
Este descubrimiento, de ser cierta la noticia, debe ir seguido de un estudio genético de padres e hijos para comprobar cuales mutaciones se han producido y donde se sitúan en le mapa genético de esta especie las mutaciones. Es muy importante saber esto, porque muchas mutaciones (loci) de unas especies, son también las de otras especies y pudieran servir para nosotros. Parece que el trabajo de secuenciación ya se ha hecho y esperemos próximos descubrimientos.
Este tema es apasionante, al menos para el que les escribe, que estudió genética y bioquímia en Ciencias Químicas en la Complutense allá por los años 70, con la famosa Margarita Salas Falgeras, sobrina lejana y muy querida de Severo Ochoa y que nos daba unas clases bastante útiles.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: