Los análisis de ADN descartan que Dalí sea el padre de Pilar Abel

Salvador Dalí y Pilar Abel. Fotos. Roger Higgins y Fernando Villar/Efe.

 

Los análisis de ADN han concluido que Salvador Dalí no es el padre biológico de Pilar Abel, la mujer que reclama ante los tribunales ser reconocida como hija biológica del artista. El resultado de las pruebas será el elemento decisivo en la vista que debe celebrarse el 18 de septiembre en un juzgado de Madrid para descartar o no la demanda de paternidad. Si es que llega a celebrarse. Con los resultados negativos en la mano, Abel podría plantearse retirar la demanda y así evitar una sentencia que tiene todos los visos de ser desestimatoria.

En un comunicado, la Fundació Gala-Salvador Dalí confirmó ayer que los letrados del despacho Roca Junyent que representan sus intereses recibieron del Juzgado de Primera Instancia 11 de Madrid el dictamen negativo del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses. Según el informe, los resultados “permiten excluir a Salvador Dalí como padre biológico de María Pilar Abel Martínez”. Algo que no representa una “sorpresa” para la fundación que en el mismo comunicado y de forma contundente recuerda que en “ningún momento” ha habido “ningún indicio de veracidad” en la pretendida paternidad. De hecho, Abel nunca ha presentado ninguna prueba que hiciera sospechar que era hija de Dalí.

¿Y ahora que?. En que lugar queda la Juez que podía haber hecho una prueba de paternidad al padre hasta ahora de Pilar o a su tío y no levantar 2 toneladas de tumba y entrar en el eterno reposo de un muerto que ya llevaba 28 años en Paz. ¿ahora qué? no levantará testimonio y acusará a la Señora Abel por estafa, por falsedad o por lo que sea. Desde luego lo menos es que esta señora indemnice a los herederos o legatarios de Dalí con todo lo necesario. Por otro lado la deberían obligar a pagar de su bolsillo y en periódicos de tiradas nacional la inexistencia de la paternidad de Dalí. Pero yendo más allá, cómo es posible que una persona pueda abrir una tumba sin ninguna prueba documental seria y tras haber pasado 28 años desde la muerte. En todo caso se debiera modificar la ley para que prescribiera la acción para reclamar la paternidad trascurridos 10 años desde la muerte del presunto padre. Ya está bien ese periodo y no solo tienen derechos unos presuntos hijos que, en muchos casos solo les mueve la codicia y otros vicios, y alguna vez tendremos que respetar los derechos de los muertos a quedar en paz por toda la eternidad o hasta que la memoria de los hombres lo consideren.

Pero lo más gordo es que esta señora demandante de paternidad es vidente. ¿VIDENTE DE QUÉ?. Habrá que preguntarse. Pues no saber algo tan simple para un presunto vidente como era el resultado de las pruebas de paternidad ya mueve a risa. Señores no se pongan en sus manos que seguro que se equivoca. Imagínense que les dice que se curan de una enfermedad, pues seguro que mueren. Cómo existirá pobre gente tan crédula de estos VIDENTES.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s