LOS PROVIDA INTENTANDO ACABAR CON EL ABORTO IMPUNE Y LOS CENTROS ABORTISTAS EN USA. EN ESPAÑA YA PAREN LAS MORAS PARA QUE VAN A PARIR LAS ATEAS.

MALDITAS SEAS POR SIEMPRE TODAS LAS QUE ABORTAIS Y TODOS LOS QUE AYUDAN O SE BENEFICIAN DEL ABORTO. SOIS LOS GENOCIDAS DEL SIGLO XX Y XXI.

En el seno lo cortan en pedazos para retirarlos uno a uno. Otra técnica consiste en aplastar el cráneo, otra en hacerlo nacer y matarlo a medio camino.

 

 

 

A LAS Y LOS HIJOS DE PERRA QUE DEFIENDAN EL ABORTO QUE VEAN ANTES DURANTE 1000 HORAS RESTOS ABORTADOS.

Cancelar los fondos públicos para Planned Parenthood sigue siendo la prioridad de los grupos pro-vida en los Estados Unidos. La iniciativa regresa a la agenda del Congreso, ahora que se reanudan las sesiones tras las vacaciones de verano.

La medida de cortar la provisión de fondos federales a la cadena de centros de abortos iba incluida en la reforma sanitaria de los Republicanos que fue rechazada el pasado mes de julio por el Congreso, gracias a una maniobra del senador John McCain para torpedearla.

El presidente Donald Trump firmó un decreto en sus primeros días en la Casa Blanca, retirando los fondos federales a Planned Parenthood y otras organizaciones que promueven el aborto en el extranjero.

Es solo una parte de la promesa electoral de los Republicanos. Falta por cumplir el resto: dejar a Planned Parenthood sin un céntimo de dinero público para su negocio con el aborto dentro del país –y, según se desprendería de los vídeos con cámara oculta de David Daleiden, también con el tráfico de órganos de bebés abortados.

Grupos pro-vida como la fundación Heritage o el Family Research Council han hablado con Ema O’Connor, reportera de BuzzFeed News, y le han contado que volverán a presionar este otoño a los congresistas republicanos, para que cumplan el mandato de los electores.

Las elecciones legislativas de 2018 están a la vuelta de la esquina, y los dos bandos del debate sobre el aborto toman posiciones para que la cuestión siga siendo decisiva en la agenda política estadounidense.

Los pro-vida saben que Planned Parenthood seguirá practicando abortos, aunque sea sin fondos públicos. La razón por la que este asunto se ha convertido en crucial para organizaciones pro-vida y organizaciones promotoras del aborto es otra. Planned Parenthood es un símbolo, una colina estratégica en medio de la batalla cultural más enconada de nuestro tiempo.

Ninguno de los bandos puede permitirse ceder un palmo más de terreno.

Los pro-vida ven abrirse, con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, una ventana de oportunidad para revertir los ocho años de medidas militantemente abortistas de Barack Obama. La sentencia del Tribunal Supremo de 2016, que anuló la ley de Texas restrictiva con el aborto, fue un revés desmoralizador para las organizaciones pro-vida.

Los pro-aborto, por su parte, han pasado por el fiasco de su apoyo entusiasta a la campaña de Hillary Clinton, y han contemplado un cambio en el equilibrio de fuerzas del Tribunal Supremo con la designación del juez pro-vida Neil Gorsuch.

Los dos bandos del debate sobre el aborto sienten que han cedido demasiado terreno, y también, que ha llegado su hora de recuperarlo.

Mi pensamiento personal es que el ser humano con todos sus derechos nace cuando se une un espermatozoide a un óvulo y este comienzz el siguiente proceso. A partir de poco tiempo y cada vez menos, el feto se va formando y va actuando con un niño recién nacido y eliminar a un niño es uno de los más graves asesinatos, que llega al límite de cólera divina cuando los que le asesinasn son su madre LA QUE DEBE PROTEGERLE, y el médico, QUE DEBE CUIDAR DE TODA VIDA. No hay elección para asesinar, siempre serás un cruel, vil, salvaje, insensible y miserable asesino o incluso una madre asesina de las que hay muchísimas. Que baldón para esas mujeres sin alma, sin dignidad, sin moral y sin ningún sentido de la vda. Habría que encerrarlas hasta que estén recuperadas para la vida. Los pongo seguidamente un reportaje del mayor médico abortista ahora convencido. Casualmente es judío.

“Soy un asesino de masas, responsable de la muerte de 75.000 niños inocentes”

Nathanson, el “rey del aborto”, habla en exclusiva para LA RAZÓN

Bernard Nathanson, el “rey del aborto”, es ya un hombre mayor y de salud quebrantada. Con gestos lentos y frágiles, dio su testimonio en el congreso de conversos “Camino a Roma” que se celebró en Ávila el fin de semana auspiciado por el movimiento Miles Iesu. Su exposición serena, sencilla, desnuda en los hechos, estremece cuando uno intenta visualizar las escenas, las personas, las cifras. Habla despacio. Da tiempo para imaginar.

LA RAZÓN

Las cifras hacen temblar         Bernard Nathanson, un médico abortista arrepentido de su pasado y converso al catolicismo, se presenta a sí mismo como “un asesino de masas”. “Soy el responsable de la muerte de 75.000 niños inocentes”, asegura. Nathanson, que fue conocido como “el rey del aborto”, explica que dirigía la “mayor clínica abortista de Occidente, en Nueva York. Tenía 35 médicos a mi cargo, con 85 enfermeras. Hacíamos 120 abortos cada día en 10 quirófanos. Durante los 10 años que fui director realizamos 60.000 abortos. Además, yo supervisé 10.000 y personalmente realicé 5.000. Tengo 75.000 muertes inocentes en mi haber”. “Yo tenía barcos, avionetas, fincas, mujeres… pero era todo en base a una gran mentira, la mentira de que la persona en el vientre materno no vale nada”, prosigue.
Con dos novias Abortismo y conversión

        Nathanson, hijo de un prestigioso médico judío especializado en ginecología que había abdicado de su fe, narra el camino que recorrió hasta llegar a esa situación: “me crié judío, 3 veces a la semana iba a la escuela judía. Mi padre, educado como judío pero alejado de la fe, me preguntaba por lo que yo aprendía y se reía de mí y ridiculizaba lo que me enseñaban. A los 13 años, tras la ceremonia de entrada en la vida adulta judía, dejé de acudir a la sinagoga. Era un judío ateo”, comenta el médico. “Tuve mi primera experiencia con el aborto en la Facultad. Mi novia quedó embarazada, y nos parecía imposible casarnos. Mi padre me pasó dinero para pagar el aborto, ilegal, que se complicó. Ella casi murió. Yo la cuidaba, y me llenaba de indignación social contra el aborto ilegal. Años después otra novia mía quedó embarazada. Ella no quería abortar pero yo la persuadí. Quería el mejor abortista, y ése era yo: lo hice y así ejecuté a mi propio hijo, fríamente, sin sentimiento, otro procedimiento quirúrgico más para mí”, prosigue.

Le parecía poco aún         El médico explica además que fue fundador de una asociación abortista: “Junto a otro hombre creé la Liga de Acción Nacional por el Derecho al Aborto. Tuvimos éxito: en dos años conseguimos destruir la ley de Nueva York que penalizaba el aborto desde 1829. Pero el aborto legal no bastaba: debía ser “barato, seguro y humanitario””, comenta el ahora anciano médico.
Él mismo pudo verlo         “En esa época no sabíamos nada del feto, no teníamos forma de medirlo, ni verlo, ni confirmar su humanidad. Nuestro interés se centraba en la mujer, no en el bebé, pero cuando dejé la clínica y fui director de obstetricia en el Saint Luke Hospital de Nueva York, algo cambió”, comenta. “Allí empezábamos a tener la tecnología con la que hoy contamos. Por primera vez pudimos estudiar al ser humano en el vientre y descubrimos que no era distinto de nosotros: comía, dormía, bebía líquidos, soñaba, se chupaba el dedo, igual que un niño recién nacido. La verdad era que esto era un ser humano con dignidad, dada por Dios, que no debía ser destruido o dañado”, afirma Nathanson.
Defensor de la vida         “Tras 3 ó 4 años de estudiar al feto me hice provida; cuestioné el aborto con conferencias e hice dos películas. En una se veía un aborto real, un niño de 12 semanas aspirado hasta la muerte. Se veía cómo le succionaban brazos y piernas, se rompía el torax, etc, era muy fuerte. Los proabortistas dijeron que era un montaje. Yo les he animado siempre a que, si piensan así, que hagan ellos su propia película de un aborto real, con sus propias imágenes. Nunca lo han hecho, porque saben muy bien lo que se vería”.
Siete años de diálogo y católico

        Pero al cambio de Nathanson le faltaba todavía algo, según él mismo narra: “A principios de los 80 yo tenía dinero, propiedades, bodegas, tres matrimonios fracasados, un hijo trastornado y 75.000 víctimas. Negaba que hubiese otra vida, pero sabía que la había. Deprimido, pensaba en el suicidio. Conocí entonces a un sacerdote “provida” y empezó un diálogo de 7 años. Él fue mi guía, mi Virgilio en el infierno. Me convencí de la verdad, de que la gran mentira ya no dominaba mi vida. Ahora mi trabajo “provida” salía del corazón y del alma, no sólo del cerebro”.

         “A menudo se plantea el tema del aborto como libertad de elección de la mujer. Pero una persona no puede elegir el quitar la vida a otra. No es posible hablar de derecho a elegir, porque se trata del mandamiento “no matarás”, concluye.

 

https://youtu.be/cn3rPq8VScQ

 

https://youtu.be/3jB06pkv17s

https://youtu.be/cn3rPq8VScQEl grito silencioso. Película contra las asesinas y asesinos abortistas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s