Una jueza logra evitar que un posible “caso Juana Rivas” ocurra en Ribeira

La juez ha hecho lo razonable y lo ha hecho rápidamente. Hay que agradecérselo. El problema es toda la basura que trama de género que se ha creado en España. Una estructura nacional, provincial y local al servicio de los feministas radicales y de la destrucción de la familia. Había que eliminar el Observatorio de Violencia de Género o sustituirlo por un observatorio de violencia en la familia en el que se vieran los delitos de los maridos, de las esposas, de los padres, de las madres, de los hombres, de las mujeres. Los maltratos de las madres contra los niños y los de las hijas contra los padres y los suegros. Hay que controlar mucho el tema familiar, pero ojo, con prudencia, no haciendo que intervenga el Estado y lo haga solo a favor de uno. Que sepan ambas partes que si van a denunciar los dos van a ser perjudicados por igual y nadie va a sacar nada al otro. Solo van a conseguir obtener un divorcio, no unas ventajas económicas, o de vivienda o un chantaje de custodia de niños por dinero.

 

 

La madre del menor pasó a disposición judicial tras detenerla la Policía | CHECHU RÍO

 

 

 

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Ribeira ha conseguido evitar con la decisión adoptada en las últimas horas que se pudiera registrar en la capital barbanzana un “caso Juana Rivas”. La magistrada ordenó la detención de una vecina de la parroquia de Olveira, a la que investiga por un delito de desobediencia, al considerar que estaba incumpliendo el régimen de visitas recogido en la sentencia de divorcio dictada hace unos tres meses. Esta decisión la adoptó el lunes tras recibir un escrito del representante legal de un pobrense que, en un acto de casi desesperación, le reclamaba su auxilio, así como el de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para conseguir que su expareja le entregue a su hijo menor de edad, como entiende que le corresponde y según se recoge en alguna providencia dictada por la autoridad judicial.

Este periódico ha podido saber que el padre del chiquillo -tiene un par de años- acudió a las diez de la mañana de este lunes junto con su madre a la casa de su expareja para que le entregase al hijo que tienen en común. Para ello contaba en su poder con una disposición judicial para hacer ese requerimiento. Pese a ello, la progenitora se volvió a negar -parece que no era la primera vez que sucedía- a la entrega del niño. Según ha trascendido, existe una grabación realizada por el denunciante en la que se recoge lo sucedido en ese encuentro en el que había acudido a recoger al menor, sin lograr su objetivo. El padre del niño considera que esta situación está causando graves perjuicios tanto a él como al menor, y teme que este último pueda empezar a sentir rechazo hacia él, como uno de los síntomas del síndrome de alienación parental.

Acompañado de la Policía

El padre de la criatura regresó a primera hora de la mañana de ayer al domicilio materno en Olveira, pero esta vez lo hizo acompañado de efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, con la intención de lograr que se lo entregase de inmediato, según lo establecido en un auto judicial. Sin embargo, en ese momento no se encontraban en la vivienda ni la madre ni el chiquillo, desconociéndose hasta ahora el motivo de esa ausencia. Sin embargo, una llamada por parte de un familiar explicándole la situación hizo que poco después regresase a la referida casa y se pudo llevar a cabo la entrega del niño a su padre. A continuación, atendiendo a la orden dictada por la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Ribeira, los agentes de la comisaría procedieron a la detención de la madre bajo la acusación de un delito de desobediencia. Después de ser trasladada a las dependencias de la Policía Nacional, la mujer arrestada fue puesta a disposición judicial. Tras tomarle declaración, la magistrada dictó para ella un auto de puesta en libertad con cargos, a la espera de que se celebre el correspondiente juicio por el delito que se le atribuye.

A la salida de la sede judicial, este periódico trató de manera infructuosa de conseguir unas manifestaciones o una valoración por parte de la madre que había sido detenida. La representación legal del padre del menor también evitó pronunciarse sobre el tema. Lo único que confirmó fue que había conseguido que su cliente pueda estar con su hijo después de casi un año, y lamentó la situación generada hasta la fecha. Según trascendió, el padre podrá disfrutar de lo que quedan de vacaciones con el niño hasta el inicio del curso escolar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s