Cuando la iglesia huye de la verdad es que huye de Jesucristo.

 

El arzobispo de Madrid desautoriza al sacerdote que culpabilizó a la alcaldesa de Barcelona por los atentados

El sacerdote Santiago Martín explicó en los avisos después de la Misa del domingo pasado que, aunque los culpables son los asesinos, la alcaldesa de Barcelona había sido manifiestamente negligente al negarse a proteger con bolardos o maceteros la zona de Las Ramblas por cuestiones ideológicas y que había que presionar para que pongan bolardos también en Madrid. 

Al día siguiente, el arzobispo de Madrid, cardenal Osoro, emitió con extrema rapidez, un comunicado en el que deja a su sacerdote a merced de los perros de presa de la prensa  y los medios anticristianos.

A continuación, el comunicado del Arzobispado de Madrid:

A raíz de la polémica suscitada por las palabras del sacerdote de la diócesis Santiago Martín, el Arzobispado de Madrid manifiesta que:

1. Como subrayó el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, en la Misa por las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils, en estos momentos tenemos que estar unidos.

2. No hay más culpables que los terroristas; quienes solo buscan generar miedo y odio y cuyo comportamiento es intrínsecamente perverso, como recordó el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en la Eucaristía de La Almudena.

3. El Señor nos dice: «No he venido para juzgar al mundo, sino para salvarlo». Frente a la lacra del terrorismo, la tarea de la Iglesia es estar al lado de las víctimas y del pueblo que sufre, y recordar la dignidad de todo ser humano.

Varios sacerdotes del clero de la capital española lamentan que el arzobispo no se comporte con esa diligencia con otros asuntos bastante más urgentes, como graves desordenes doctrinales, litúrgicos y morales que tienen lugar en la archidiócesis de la capital y en los que el cardenal mira para otro lado.

Redacción