ESPEREMOS QUE QUIEN TENGA QUE ACTUAR, ACTÚE. CADA CUAL A SU NIVEL Y CON LOS MEDIOS QUE LE CORRESPONDA.

 

 

 

PRUDENCIA O INACCIÓN Juan Chicharro Ortega. General de División de IM. (R.)

por generaldavila

Prudencia…

España tiene un Gobierno siquiera débil por la precariedad de apoyos con los que cuenta, tiene la oposición creciente  del comunismo que representa el partido Podemos y encuentra difícil la gobernabilidad de la nación ante  la errática política del PSOE quelidera Pedro Sánchez. Son muchos los retos a los que tiene que hacer frente el Sr. Rajoy y entre estos tengo para mí que el más grave es el representado por la amenaza secesionista que representa la rebeldía de las Instituciones catalanas. Situación a la que hay que hacer frente sin dilación sin tapujos desde ya. Es mucho el tiempo que se ha perdido. Mucho.

Desde el punto de vista de la táctica militar – aplicable a la política enteramente – la inacción en la batalla es incompatible con el ejercicio del mando y esta suele acarrear la pérdida de la iniciativa al cedérsela al adversario. El resultado suele ser la derrota sin paliativos si bien no siempre ya que a veces la inacción puede entenderse como prudencia, sabia virtud del mando que hay que saber ponderar cuidadosamente puesto que cabe el riesgo de ser considerada por el adversario como debilidad, en cuyo caso la victoria se hace muy difícil; de ahí lo peligroso de esta actitud.

Sucede que ante la inacción de los gobernantes, o ante la prudencia, suele ser bastante normal la aparición de movimientos sociales que surgen las más de las veces de forma instintiva, y a veces inesperada, ante el incierto devenir de los acontecimientos. A veces se demoran en aparecer pero acaban surgiendo más tarde o más temprano salvo que nos encontremos ante una sociedad ya rota y vencida que no niego yo que podría ser el caso presente. En España el ejemplo histórico más claro del resultado de la inacción de los dirigentes políticos y militares lo tenemos en el levantamiento  popular del 2 de mayo de 1808 harto de la pasividad o connivencia de aquellos con la invasión francesa.

Urge, hoy, contrarrestar de inmediato las acciones que los elementos secesionistas han llevado y llevan a cabo en Cataluña y para ello es imprescindible la movilización de las fuerzas mediáticas contrarias a cualquier amago de secesión. Sin esta acción la derrota puede ser una realidad. Y al mismo tiempo urge igualmente fortalecer la unión de la nación algo que no parece tampoco se esté produciendo.

En cualquier caso, y ante la inacción, nos encontramos, por otra parte, que se están produciendo en la sociedad española unos hechos casi sin precedentes. Me refiero a un afán de recuperación de nuestra historia como nación con una intensidad notable pocas veces vista. Es un hecho a tener muy en cuenta toda vez que no es España una nación muy dada a glosar su historia. Tal vez sea el efecto de reacción a los intentos desmembradores de nuestra Patria. No lo sé. Lo que sí aseguro es que el elevado número de foros, conferencias y exposiciones en curso sobre nuestra historia es más numeroso que nunca. La verdad es que sin mucho éxito.

Sí. En los mares, la pleamar y la bajamar se suceden sin solución de continuidad lentamente pero sin pausa. Algo parecido está sucediendo en la sociedad española que comienza a ver atónita la posibilidad real de la secesión de lo que es suyo y sin darse cuenta comienza a movilizarse para evitarlo. Son pequeños gestos dentro de un todo pero cualquier observador atento al devenir de lo que ha sido nuestra historia los entiende perfectamente.

Ante la inacción o la prudencia la sociedad civil se inquieta y comienza a moverse.

REBELDÍA EN CATALUÑA

Los dirigentes de la Comunidad Autónoma de Cataluña se encuentran en abierta rebeldía contra la nación, la Constitución y el Estado. Es hora de decir basta ya a la prudencia y a la inacción en la defensa de la unidad nacional y esta es la responsabilidad de las Instituciones a las que la Constitución les da esta tarea. Tendrán sin duda el apoyo decidido de la gran mayoría de la sociedad civil ajena a los intereses particulares de los partidos políticos.

¿A qué espera el Sr Rajoy a  ejercer de verdad la responsabilidad que le han otorgado los españoles? Ya ha demostrado con creces su prudencia sin resultado alguno. Ya basta de ampararse en los tribunales que por otro lado intuyo yo que comienzan a estar hartos de que se les cargue el mochuelo una y otra vez.

Lo que hasta ahora podríamos contemplar como prudencia se ha convertido en un juego muy peligroso pues ya no es otra cosa que inacción manifiesta.

Habla de la Ley y la Ley y la Ley…, pero, Sr, Rajoy, ¿es que no se da cuenta que en Cataluña hace mucho tiempo que no se cumple la Ley?

Olvídese Vd. de sus intereses personales y de partido y actúe ya contra la secesión de una parte vital de nuestra Patria.  Su prudencia ya no lo es tal, sino clara inacción por no decir otra cosa. Leo algunas declaraciones del PP en las que se asegura que el Gobierno descarta aplicar el art.155 de la Constitución ante el desafío catalán “por razones temporales y jurídicas”. Francamente, y volviendo a la táctica militar, no me gustaría en combate encontrarme bajo las ordenes del Sr. Rajoy.  La derrota sería segura.

Juan Chicharro Ortega

General de División de Infantería de Marina (R)

Blog: generaldavila.com

21 agosto 2017

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s